Blog Nacional agradece sus comentarios. Disfruten del blog.     Utilice el archivo del lateral derecho y el buscador de la parte superior para explorar los contenidos                               Gracias por la visita, y no se olviden de hacer su comentario     ;-).       Wicek

20/7/07

La primavera de Praga

La primavera de Praga 1968.

El duro régimen comunista que soportó Checoslovaquia encarnado en la figura del estalinista Novotny que alcanzó el poder en 1948 mediante un golpe de Estado de facto, como había sucedido con otros sistemas soviéticos tales a Polonia o Hungría, desembocaría 20 años después en lo que la historia llamaría La Primavera de Praga (Pražské jaro o Pražská jar). (5 enero 1968 – 20 agosto 1968)

El creciente peso de posturas anticomunistas y reformistas en la población checoslovaca, como la del joven dramaturgo Vaclav Havel, extendiedas por diversos sectores sociales ante las prácticas dictatoriales del partido comunista y la reacción represiva de Novotny precipitó los acontecimientos.

Y es que tras la renuncia a la que el stalinista Novotny fue obligado, Alexander Dubcek se convertía en primer secretario del partido en enero de 1968 con Svoboda como presidente y Cernik como primer ministro.

Entre las propuestas del nuevo gobierno había medidas para la descentralización de la industria y liberación económica, la creación de un sistema pluralista de partidos políticos, la garantía de la autonomía e independencia de los sindicatos, el reconocimiento del derecho a la huelga, la igualdad entre todos los pueblos (checos, eslovacos), libertad para viajar al extranjero, libertad de expresión y prensa, y muchas otras medidas que formaban el paquete de decisiones políticas por las cuales el gobierno pretendía responder a los deseos populares y ganarse el derecho al poder, en lo que se llamó "socialismo con rostro humano".

Este corto periodo duró desde el 5 de enero de 1968 hasta el 20 de agosto de ese mismo año, fecha en la cual el líder soviético Leonidas Brezhnev ordenó la intervención de 600.000 soldados, 2.300 tanques y 700 aviones, para poner fin al sueño checoslovaco en forma de una ocupación; y es que la política de la URSS para reforzar a los gobiernos de estilo soviético dentro de sus estados satélites apoyándose en el pacto de Varsovia, usando la fuerza militar de ser necesario, vino a ser conocida como la Doctrina Brezhnev.

Y es que como es sabido, en este paraíso de libertades que era la Unión Soviética, cualquier intento de apartarse de la ortodoxia comunista por parte de cualquier país soberano del bloque era reprimido con las armas; Parece que los comunistas son tolerantes hasta que se les lleva la contraria. ;-)

Dubcek fue llevado al Kremlin y obligado a firmar un compromiso de capitulación ante el terror comunista. A su regreso, entre sollozos de impotencia y vergüenza, la radio emitió un discurso donde él recomendaba la sumisión para evitar un baño de sangre.

Salvados así de condenas y fusilamientos, los Checoslovacos igualmente no perdonaron a Dubcek la firma del compromiso. E importantes huelgas y manifestaciones obreras, ciudadanas y estudiantiles seguirían oponiéndose a la injerencia comunista, además una ola de 300.000 checoslovacos abandonaría el país tras la invasión.

Otro día os relatare otro pasaje de la historia... ;-)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

"Parece que los comunistas son tolerantes hasta que se les lleva la contraria".... lo mejor que he leído hoy.

English Master dijo...

Excelente post

Anónimo dijo...

Muy bueno

Anónimo dijo...

"Parece que los comunistas son tolerantes hasta que se les lleva la contraria" igual que en cualquier período de totalitarismo (comunista, imperialista, etc.)y más bien en ese entonces, donde la competencia entre USA y los soviéticos se encontraba en su máxima expresión

Dato curioso: este tema me pareció interesante (y por eso llegué a este blog)desde que leí: "La insoportable levedad del ser" una novela de Milan Kundera. es re buena.Igual me interesa el tema. Si alguien quiere conversar he aquí mi correo: Nay_huilen@hotmail.com.
Adiós.