Blog Nacional agradece sus comentarios. Disfruten del blog.     Utilice el archivo del lateral derecho y el buscador de la parte superior para explorar los contenidos                               Gracias por la visita, y no se olviden de hacer su comentario     ;-).       Wicek

20/9/07

Cine español: Ese mundo de sinvergüenzas

Año tras año, la taquilla del cine nacional en España bate sus peores registros frente al cine extranjero (principalmente norteamericano) con ridículas cuotas de pantalla. La causa inmediata es que las producciones nacionales, simplemente, no gustan “al respetable” como diríamos en la tauromaquia.

Esta situación se deriva de la escasa preocupación que tienen los padres de dichas producciones por ajustarse a la demanda del publico, sencillamente porque sus ingresos están cubiertos en buena medida por líneas de subvenciones, por dinero que por imperativo legal las cadenas de televisión han de dedicar a producir cine nacional y por un sistema de cuotas en los cines, que obliga a los empresarios del sector a tener en cartel un porcentaje mínimo de cine español (aunque la sala esté vacía sesión tras sesión).

Quizás sea precisamente ésta la causa de los malos registros del cine, su limitada vinculación al mercado final; y es que como comentaba el número 1012 de la revista Época “el intervencionismo y el amiguismo terminaron abocándolo a un callejón sin salida. El cine español se estancó” y pues debemos olvidar las leyes del mercado de la oferta y la demanda.
Sin embargo, aunque el cine español no tenga el respaldo final del público, el ciudadano medio sí realiza una significativa aportación al mismo, en la medida que es un contribuyente fiscal, de tal manera que paga de sus bolsillos su butaca virtual en forma de impuestos.

Por su parte, partimos de que uno de los objetivos teóricos básicos de cualquier gobierno es la política redistributiva, basada en esquemas de impuestos progresivos complementados por líneas de ayudas sociales.

Pues bien, la política que recibe parte del cine español, puede denominarse de cualquier forma menos redistributiva, pues el contribuyente nacional está financiando una actividad empresarial privada, sin interés público (a la vista de la taquilla) y no solo eso, sino que el destinatario final es en numerosas ocasiones un acaudalado personaje.
Si bien, este proceso no es nuevo, un informe demoledor del periodista Alfonso Basallo en la revista Época, comentaba que en 1990, 39 cintas fueron subvencionadas con 2.000 millones de pesetas... sólo se estrenaron 22. Hubo, pues, 17 estafas directas del tipo ‘coge el dinero y corre’ en un ejemplo de despilfarro público.

Y es que en un mercado perfecto, la remuneración que un agente recibirá será proporcional a la generación de valor de su actividad; si bien dicho individuo quiere obtener más riqueza de la que ha creado tendrá que apropiarse del valor generado por un individuo ajeno... tal caso como el robo... y por que no decirlo, la subvención.

Así la subvención es una apropiación canalizada por el Estado, si lo prefieren más limpio, cómodo y efectivo que el robo. Es precisamente ésta la situación de buena parte del cine nacional, que hace ya tiempo que ha optado por chupar del bote del subvención, el tan traído “pilla pilla presuspuestario”.

Incapaces de hacer películas que agraden a los españoles, se han resignado a vender sus productos a los políticos. Así una autoproclamada élite cultural, que se considera moral e intelectualmente superior, pero que no duda expresar sus simpatías a unos referentes morales como Ho Chi Min, el Che y otros genocidas varios.

Y que por supuesto, poco les importa el simple y llano hecho de que el publico español no los soporta, y por tanto no hacen colas antes sus taquillas. Tal es el caso de los Guillermo Toledo, Pilar Bardem, Pedro Almodóvar de turno...

Por si fuera poco, estas hordas de vividores farandulistas atacan los fundamentos de la sociedad a la que expolian y se dedican a socavar y menospreciar los valores del común de los españoles a la par que tratan de vivir del presupuesto público, mientras que unos sufridores ciudadanos, que aun no queriendo ver sus películas (y de hecho no lo hacen) deben pagar sus fílmicos esperpentos a través de sus impuestos.

La punta del iceberg y recurrente ejemplo del proceso, suele ser Pedro Almodóvar, en la medida que es el cineasta nacional con mayor proyección internacional.... tal y tal...
(Así que el próximo post, será dedicado exclusivamente a Pedro Almodóvar)

14 comentarios:

Sigurd dijo...

Hay mucha gente que no es consciente del fraude de las subvenciones al cine español. Lo de las películas que ni se estrenaron ... ¡qué vergüenza!

Sin duda, para no pasar estrecheces económicas, hay que hacerse titiritero o fundar una ONG laicista ...

El Cerrajero dijo...

Has definido perfectamente el timo de los titiriteros.

Hace mucho tiempo hubo algo llamado cine español y era de calidad en muchos casos.

Luego llegaron los titiriteros y dejó de ser cine y de ser español.

gutiforever dijo...

Esta caterva es una banda de vividores, agarrados a la ubre pública y que viven a costa del pesebre instalado,a cambio de que sus estómagos agradecidos se manifiesten puntualmente y cuando al ocasión lo requiera,a favor de la causa progre.
Las taquillas y el público hace tiempo que les dieron la espalda a su cine;un cine malo,malísimo,que a pesaar de las medidas proteccionistas no levanta cabeza,debido a que el vómito que su visualización ocasiona,lo impide.

AntiPsoe dijo...

Hace muuuchos años que no veo cine español. Es que ni en el cine, ni en la tele, ni "comprada" en la Mula Shopping Center.

Me da arcadas sólo pensarlo y aprecio mucho mi estómago.

P.D. Por cierto, tienes un premio listo para recogerlo en mi blog ;)

Daniel dijo...

Dicen que cuando vas a morir, toda tu vida pasa delante de tus ojos como una película.
Imagínate si eres español, esa película que pasa ante tus ojos sería de Almodóvar o algo así.
Solo de pensarlo se me hiela la sangre!

Miri dijo...

Muy interesante lo tuyo. Voy a seguirte.
Un cariño grande.

Butzer dijo...

Lo que deberían hacer es subvencionarnos a nosotros para que fueramos a ver cine español...Xd
Aunque hay algunas películas que ni con todo el dinero del mundo...

SANTIAGO SEGURA dijo...

La gente cuando va al cine no va a aburrirse o a morirse de pena, simplemente va a echarse unas risas y punto. Por tanto si queremos que los ciudadanos consuman cine español hagamos peliculas q les hagan pasar un buen rato y dejemonos de mariconadas. Yo con apenas unas pesetas de mierda he conseguido batir records de taquilla. Y por que? Pues porque he hecho una peli con la cual la gente se puede echar unas risas. Por tanto dejemos de sacar dinero a los pobres para darselo a los ricos y vivamos de nuestro trabajo.

ZapatoVelozz dijo...

El cine español es malo, lo cual ya es motivo suficiente para no verlo. Pero ademas, en un 80% está hecho por los titiriteris de siempre, por lo cual está cargado de sectarismo.
De mi poco, o nada, chupan todos estos vividores, estafadores y sinvergüenzas.

Saludos antizETApé

El Asomado dijo...

Pues espero con ansiedad tu entrada sobre Almodovar...

Anónimo dijo...

Yo con no pisar un cine para verlos tengo bastante.

Anónimo dijo...

Soy mileurista y preferiria que se dejara de subvencionar al cine y que así me rebajaran los impuestos.

English Master dijo...

Un tubazo de post!

Anónimo dijo...

http://tveuropa.blogspot.com/